La seguridad del bebé en el cuarto de baño

En el cuarto de baño se encuentran ciertos elementos que pueden ser peligrosos para un niño. Estas precauciones te pueden aportar cierta tranquilidad cuando tu bebé está en el baño:

  • Guarda siempre los medicamentos en un lugar seguro.
  • Los bordes pronunciados de mesadas, y otros muebles puedes arreglarlos con goma espuma y cinta adhesiva.
  • Los objetos pequeños que el niño pueda tomar y llevárselos a la boca, guárdalos en un lugar alejado.
  • Las lámparas, espejos y otros objetos que el niño pueda jalar y ocasionar que se rompan, debes asegurarlos en las superficies donde se apoyan. Si no, debes guardarlos.
  • Instala enchufes de seguridad en aquellos tomas al alcance del pequeñín.
  • Distribuye tus muebles de manera que el niño, con la creatividad que le caracteriza, no apile y use a modo de escalera para alcanzar otros muebles superiores, como el botiquín, en donde los cosméticos, pasta de dientes, y medicamentos están al alcance de su mano.
  • Usa envases plásticos y deshazte de todo envase de vidrio.
  • Los desperdicios más peligrosos como hojas de afeitar y medicamentos vencidos deberás deshecharlos en otro lugar que no sea el cesto de basura del cuarto de baño.
  • Mantén siempre la tapa del inodoro baja e instala sostenes de Velcro para evitar que el niño la levante.
  • Cuando bañes al bebé, gradúa la temperatura del agua en aproximadamente 25°. Nunca lo dejes solo en la bañera.
  • Evita los desodorantes de inodoros, porque son tóxicos.
  • Asegúrate de que las puertas de los cuartos de baño puedan destrabarse desde afuera, para poder abrirla si tu hijo cerrara desde adentro. Si es necesario, cambia las cerraduras.

Recuerda, nunca dejes a un bebé desatendido. La supervisión es fundamental.

Revisa también

Un bebé seguro en la cocina
El bebé en la seguridad del hogar

| |

.

Comentarios de los lectores

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.